Orientaciones para ayudar a los niños a hablar

De Wiki Diversidad Funcional (Widifu)
Saltar a: navegación, buscar

En el desarrollo del lenguaje habitualmente podemos observar que nuestro hijo o nuestra hija comprenden mucho más de lo que son capaces de expresar y su aprendizaje visual es mejor que su aprendizaje auditivo. Por eso su comprensión y cumplimiento de las órdenes es mejor que su habla, que es más lenta.

Como logopeda, experta en Atención Temprana quiero enseñarte de una forma fácil a favorecer su habla. Son unas orientaciones muy sencillas que todas las personas que tienen la suerte de compartir tiempo con tu hijo pueden seguir.

Dar más importancia a lo que cuenta y no a como lo cuenta.

El lenguaje es un intercambio de información, prima siempre la función. Procurar no cortarlo para corregir. La mejor manera de premiarlo es comprendiendo lo que dice y devolviéndoselo de forma correcta. Nunca hacerle repetir, ni corregirle de forma directa. “así no, dilo bien, que tú sabes, … repite..” lo único que se consigue es que hable menos ya que él necesita entrenar. Las aproximaciones debemos siempre premiarlas, pero sin contar la conversación, repetimos de forma correcta lo que él dice y se lo devolvemos ampliado. “aba” “agua, toma un vaso de agua”

Nunca repetir sus errores

Para él “ota” no es “ota” sino su intento de decir “pelota”, no es gracioso, la niña o el niño hace mucho esfuerzo, por lo que debemos reforzarlo emitiendo siempre la palabra correcta.

No interrogar.

“¿Qué es esto?”, “¿Cómo se llama?” Eso no es intercambio de comunicación, siempre es mejor preguntarle ante una lámina o cuento de animales “¿Qué animal te gusta más?” ¿Dónde está el animal que ladra? ¿Cuál es marrón?... sí solo señala formamos nosotros la frase “muy bien, el perro ladra, el oso es marrón” repetida varias veces mientras señalamos y no le obligamos a repetir.

No iniciar palabras para que él complete

“Esto es una pelo…” para que la niña o niño diga “ta” porque la emisión “ta” no es nada y complicamos y enlentecemos el aprendizaje. Preferible siempre intentar que elicite palabras siempre completas. “Tú juegas con la …. (pelota)”

No uso de diminutivos

Los niños, niñas tienden a decir los finales , de “pijama” “ama” sí nosotros decimos “pijamilla o pijamita” el peque simplificará a “illa o ita” y eso se aleja de la palabra, dificultamos mucho y restamos valor a su intento.

No uso de palabras que sirvan para todo

La frase debe ser siempre completa, no decir: “dame ese” o “ponlo allí”ni demasiados determinantes demostrativos ni palabras que sustituyan, “este” “aquí” sí los usamos debemos acompañarlos con la frase completa. “Coge este, coge este vaso” “aquí, encima de la mesa”

Dale tiempo para acceder a su vocabulario.

Esto se irá reduciendo pero ahora necesita que esperemos un poco, ante una petición del lenguaje debemos mirarle para que sepa que estamos esperando y animarle diciendo su nombre, no os anticipéis. Sí no contesta poner en su boca el mensaje correcto completo. Hoy hace mucho…. (gesto de frotar las manos y señalamos su gorro o la calle mientras lo miramos) sí no contesta decimos: “hoy hace mucho frío, mucho frío, vamos a coger tus guantes…tu bufanda… tu abrigo” sí podéis señalarlo en pictograma mucho mejor y sí no sobre el objeto o sobre la parte de su cuerpo donde se pone, como ya ha empezado a nombrar los objetos y el vocabulario ha aumentado mucho ya podéis aumentar la frase, “Tu gorro es azul y el gorro de tu hermano es verde, el gorro azul es para ti, el gorro verde es para mi”.

No corregir de forma directa.

Un “Repite otra vez, no te entiendo o que mal, tú sabes hacerlo mejor, es la manera más efectiva para que tu hij@ deje de hablar. Sí no le entendemos incitarlo a repetir de forma indirecta: “no te he oído puedes decírmelo otra vez” “perdona, estaba pensando en otra cosa, me puedes repetir?” es más amable y no se siente juzgado, hablar es muy difícil, y cada niñ@ lleva un ritmo. Se paciente.

No le hablamos en tercera persona.

“El nene tiene frío” ó “Perico está contento” el lenguaje que se le dirija puede ser sencillo pero siempre correcto “tienes frío” “tú estás contento”

No comparéis.

Lo sabe, sabe que le cuesta. Como padres tenéis la obligación de proporcionarle situaciones relajadas donde pueda entrenar, aproximarse y equivocarse sin presión.

RECORDAR:

  • FRASES SENCILLAS Y CORTAS, SIEMPRE CORRECTAS.
  • ELIMINAR PREGUNTAS Y EVITAR INTERRUPCIONES.
  • RESPETAR LOS TURNOS EN EL HABLA.
  • HABLAR Y COMENTAR LO QUE HACE. PONER VOZ A SU JUEGO.
  • NO HACERLE REPETIR.
Y recordar siempre lo más importante: Disfrutar juntos, sois muy afortunados.