Alteraciones del lenguaje

De Wiki Diversidad Funcional (Widifu)
Saltar a: navegación, buscar

Concepto de lenguaje

El lenguaje es una capacidad o facultad extremadamente desarrollada en el ser humano; un sistema de comunicación, a la vez fisiológico y psíquico, que pertenece tanto al dominio individual como al social y que nos capacita para abstraer, conceptualizar y comunicar. Para poder comunicarnos, pensar y aprender esta capacidad a la que estamos predispuestos innatamente debe desarrollarse siguiendo un proceso de madurez que depende del entorno y que se inicia con una etapa prelingüística, donde se denomina prelenguaje, entendido como: un sistema de comunicación rudimentario que aparece en los bebés antes del lenguaje y que constituye la base de la adquisición de este. El prelenguaje se da a través y mediante un conjunto de cualidades necesarias: capacidades neurofisiológicas, sensoriales y psicológicas entre las que destacan: percepción, motricidad, imitación y memoria. (p.ej.: Protodeclarativos y juego simbólico). Hay infinidad de definiciones del lenguaje dependiendo del enfoque, disciplina, época o autor, destacamos:

  • “Sistema de códigos con cuya ayuda se designan los objetos del mundo exterior, sus acciones, cualidades y relaciones entre los mismos” (A. R. Luria, 1977).
  • “El lenguaje es un hábito manipulatorio” (J.B. Watson, 1924).
  • “Conjunto finito o infinito de oraciones, cada una de las cuales posee una extensión finita y construida a partir de un conjunto finito de elementos (Noam Chomsky, 1957)
  • “Capacidad de comprender y usar símbolos verbales como forma de comunicación. Lenguaje como conducta comunicativa, característica específicamente humana que desempeña importantes funciones a nivel cognitivo, social y de comunicación, que permite al hombre hacer explícitas las intenciones, estabilizarlas, convertirlas en regulaciones muy complejas y acceder a un plano positivo de autorregulación cognitiva y comportamental, al que no es posible llegar sin el lenguaje”. (M. Puyuelo, 1998)
  • Perspectiva interaccionista de código (forma), funciones (contenido) y contexto (uso) (Lahey, 1988).
  • Fenómeno cultural y social, apoyado en un correcto desarrollo de las funciones neurológicas y psíquicas, que nos permite a través de signos y símbolos adquiridos la comunicación con nosotros mismos y con los demás. (V.Acosta, 2007)
  • “Como un proceso simbólico de comunicación, pensamiento y formulación”. (Quiros)
  • “El lenguaje es universal, común a todos los hombres y se puede materializar de múltiples formas.”(Mª D. Muñoz) Perspectiva lingüística.
  • “Sistema organizado de signos, cuya función es la transmisión intencional de información, de forma simbólica. A nivel individual, el lenguaje es la interiorización que un sujeto hace de la lengua de su comunidad.” (J. Perelló) Perspectiva logopédica.
  • “Código utilizado en actos comunicativos. Es la capacidad de expresar y comprender símbolos verbales, para pensar como forma de comunicación, poder expresar nuestros sentimientos, percepciones, ideas, etc. (Norbert Simally, J. Lyons)
  • “Código compartido socialmente o un sistema convencional para la representación de conceptos mediante el uso de símbolos arbitrarios y reglas que gobiernan la combinación de esos símbolos. (Owens, 1992)
  • “Resultado de una actividad compleja que permite la comunicación interindividual de estados psíquicos a través de la materialización de signos multimodales que simbolizan estos estados, de acuerdo con una convención propia de una comunidad lingüística. (Lecours y Col.)
  • “Sistema compuesto por unidades (signos lingüísticos) que mantienen una organización interna de carácter formal; su uso permite formas singulares de relación y acción sobre el medio social que se materializa en formas concretas de conducta. Poniendo en relación lo anterior, nos encontraríamos entonces con que habría tres grandes dimensiones en la definición del lenguaje: estructural, funcional y comportamental (Belinchón, Riviere, 1992)

El lenguaje no solo es la emisión oral sino tb, y muy importante, la capacidad de comprender como proceso de comunicación y de aprendizaje. El lenguaje es una capacidad o facultad extremadamente desarrollada en el ser humano; un sistema de comunicación más especializado que los de otras especies animales, a la vez fisiológico y psíquico, que pertenece tanto al dominio individual como al social y que nos capacita para abstraer, conceptualizar y comunicar. Según Ferdinand Saussure, el lenguaje se compone de lengua y habla. Y para un mejor estudio se divide en componentes formales, funcionales y aspectos pre y paraverbales. Como podemos observar, todos los autores coinciden al considerar el lenguaje como un capacidad evolutiva, que se desarrolla progresiva y paulatinamente en función, principalmente, de la interacción niño-entorno.

Alteraciones del lenguaje

Concepto

El primer problema al que nos enfrentamos es el de precisar el límite entre "normal" y "alterado" en el lenguaje. De una manera intuitiva y subjetiva, se puede considerar como lenguaje a nivel expresivo "normal" si cumple lo siguiente:

  • Empleo apropiado de las palabras según su significado y contexto.
  • Cantidad y calidad del vocabulario, suficiente y preciso.
  • Claridad de la articulación. Inteligible.
  • Forma gramatical adecuada.
  • Ritmo y velocidad apropiados.
  • Voz: la audibilidad (volumen apropiado); la cualidad agradable, el tono apropiado a la edad y sexo, la entonación de la frase en concordancia con su significado y sus necesidades expresivas.

Las anomalías del lenguaje son, entonces, todas las diferencias de la norma en cuanto a forma, grado, cantidad, calidad, tiempo y ritmo lingüístico que dificultan las posibilidades de expresión interpersonal y que implican una deficiencia más o menos duradera de la habilidad lingüística.

Clasificación

Trastornos primarios

Alteraciones de la voz

En cualquiera de sus parámetros: intensidad, tono, timbre y duración. Altera la expresión del habla en la medida que afecta a la fonación, a la emisión del mensaje oral. Alta incidencia de disfonías infantiles y problemas de resonancia.

Fonación: Disfonías
Cv.png

Son alteraciones de la fonación que se manifiestan principalmente por un tono (movimiento de las cuerdas) inadecuado. Pueden ser permanentes (crónicas) o temporales. Presentándose también en niños: disfonía infantil. Se clasifican en:

  • Funcionales: Debido al mal uso o abuso vocal. Según el movimiento y tensión de ccvv son: hipo-hipertónica. Aparecen nódulos, pólipos, edemas, quistes, etc...(más habituales en niños)
  • Orgánicas: Malformaciones. Infecciones. Inflamaciones. Variaciones hormonales. Traumatismo.
Resonancia: Rinolalias

Alteración de la voz debida a la alteración del timbre, de la resonancia, por exceso hipernasalidad o por defecto hiponasalidad. Clasificada como:

  • Funcional. Debida a un mal funcionamiento uvular sin causa.
  • Orgánica: Por: alergia, fisura paladar, parálisis velar, adenoides, pólipo

Alteraciones del habla, de la expresión

Afectan exclusivamente a la expresión oral, estando preservada la comprensión, capacidad de representación y aprendizaje. Provocan incapacidad, dificultad o insuficiencia para llevar a cabo la ejecución correcta de los sonidos del habla (fonemas), ya sea por problemas de articulación, (realización fonética), fonación (emisión) y/o continuidad del ritmo (secuenciación). Pueden clasificarse en:

Retraso del habla. R.S.H.

Retraso sin causa que lo justifique, desarrollo del habla más lento. Dificultades de expresión, pero con comprensión preservada. Caracterizado por omisiones no persistentes, aunque con frecuencia se reduce el patrón de la palabra por supresión o distorsión de un fonema o sílaba, sobre todo iniciales “ota”. Escaso vocabulario, poco dominio de las reglas morfosintácticas. No baja la tasa de habla. Estos errores son más patentes en el aspecto articulatorio, presentando dislalias múltiples y pueden mantenerse incluso hasta los 5 ó 6 años, a partir de esa edad si persisten deben ser considerados como alteración y no como retraso.

Articulación

Muy comunes. La articulación es la posición y movimiento que adoptan los órganos para configurar la salida del aire, determinándose este por: punto de articulación, modo de salida del aire, cavidad de resonancia y vibración o no de las cuerdas vocales, todos estos parámetros determinan la articulación de un fonema y no otro. Las alteraciones en la articulación son las que se manifiestan en la realización de estos fonemas y se llaman dislalias:

Dislalia evolutiva

La fase de desarrollo del lenguaje infantil en la que el niño no es capaz de utilizar ni repetir algunos fonemas o palabras debido a su inmadurez fonológica o articulatoria, no debe ser considerada como alteración, sino como proceso de maduración normal. Estas dificultades son transitorias y de recuperación espontánea, solo si persisten a los 4-5 a. deben ser tenidas en cuenta. Importante orientar y mantener un comportamiento que le ayude a su maduración para evitar que se fije el esquema defectuoso. Para ello:

  • Hablarle de forma clara y adulta.
  • No imitándole en sus defectos. No tomárselo como una gracia.
  • Reforzarle una pronunciación correcta. Sin corrección directa.
Inmadurez articulatoria, según M. Monfort

Mientras la dislalia es una alteración fonética, la inmadurez articulatoria se refiere a dificultades fonológicas. No es el fonema y su repetición aislada lo que plantea dificultades al niño, sino su ordenación y diferenciación dentro de las palabras. Después de los 4 a. Presentando:

  • Omisiones de fonemas o de silabas enteras.
  • Confusiones y sustituciones de fonemas;
  • Duplicaciones de silabas (/titate/ por /quitate/);
  • Inversiones silábicas (/tefélono/ por /telèfono/). O fonémicas /goblo/
  • Puede acompañarse de dislalias, si son muchas el mensaje puede ser ininteligible.

Suele desaparecer con el tiempo, ya que se trata fundamentalmente de un desfase cronológico. Cuidado si persiste durante el aprendizaje del lenguaje escrito. Su pronóstico evolutivo es siempre positivo.

Dislalias funcionales

Incorrecta articulación de fonemas sin causa orgánica, siendo exclusivamente funcional, debido a un mal aprendizaje, a la falta de precisión motora. Consideraremos dislalia a partir de los 4-5 años, ya que a esta edad es cuando estadísticamente, ya se debe presentar una correcta articulación de los fonemas. Excepto /r/. Clasificación, varias según el criterio:

  • Tipo de error: sustitución, omisión, adición, distorsión.
  • Fonema afectado: vocálico, consonántico: Nombre griego + sufijo “cismo” o “tismo”, si es sustituido se añade “para-”
  • Discriminación: Fonética o Fonológica.
  • Lugar del error: inicio, medio o final de palabra y tipo de sílaba: directa, inversa, mixta (termina en consonante), sinfón (licuadas r-l)
Dislalias orgánicas. Disglosias

Dificultades de articulación debidas a causas orgánicas, afectando a alguna de las estructuras anatómicas que intervienen en el habla, órganos periféricos de la articulación, ya sean pasivos o activos: velo, paladar, dientes, mandíbula, labios, lengua. Causas: Muy diversas: malformaciones congénitas o adquiridas, dificultades en el crecimiento, traumatismos, ortodoncias, etc... Clasificación: según el órgano afectado:...

Dislalias audiógenas

Dificultad debido a la pérdida auditiva. No puede reconocer ni reproducir fonemas semejantes entre sí, sobre todo fonemas posteriores y/o sordos cuya lectura labiofacial aporta menos información propioceptiva. Además se añaden alteraciones de la voz y del ritmo, lo que hace menos inteligible su habla. La causa puede ser adquirida o congénita.

Disartria

Alteración del habla causada por una lesión neurológica que dificulta o inhibe el control muscular, puede afectar además a la respiración, fonación, resonancia y demás funciones. Afecta a mov. voluntarios e involuntarios. Causa: Lesión en el S.N:

  • Periférico: nervios que intervienen en el habla: n.V. Trigémino (mandíbula), n.VII Facial (cara), n. X Vago (laringe), n. IX y XII Glosofaringeo e Hipogloso (lengua).
  • Central: espástica, atáxica, atetósica y mixta. Lesión principalmente en el tronco encefálico, característica de la PC.

Las dificultades de expresión pueden tener repercusiones negativas en la personalidad del niño (sentimientos de inferioridad, inhibición comunicativa...) y en el aprendizaje de su lecto-e.

Continuidad
Fluidez: Disfemia

Alteración de la fluidez, se caracteriza por una emisión interrumpida de modo mas o menos brusco, se considera una alteración muy compleja, suele asociarse a dificultades funcionales como falta de coordinación fonorrespiratoria, alteraciones tónico-musculares y emocionales, que se dividen en:

  • Variables fisiológicas: mov. musculares y tasa respiratoria anómalos.
  • Variables situacionales: acentúan o atenúan su manifestación.
  • Variables emocionales: anticipación, exigencias del entorno.

Clasificación, según Santacreu:

  • Tasa de disfemia respecto de la de habla, según la frecuencia: desde ligera o muy grave: desde el 1% al 25% de habla afectada.
  • Según el tipo:
    • Clónica: caracterizada por repeticiones de sílabas iniciales, e incluso palabras, que pueden acompañarse o no de tensión, forma más leve.
    • Tónica: Caracterizada por bloqueos con hipertensión muscular. Espasmos. Según Perelló (1990), existen un tipo de disfemia llamada clo-to, se inicia clónica y si no se corrige se convierte en tónica. (mixta)

Las características generales de su habla que presentan son:

  • Bloqueos con tensión o sin ella.
  • Repeticiones fonemas, sílabas, pbras, sintagmas y frases.
  • Reacciones de ansiedad ante situaciones verbales.
  • Retraimiento, evitación del habla (logofobia)
  • Movimientos parásitos y tics.
  • Alteración funcional fonorrespiratoria.
  • Economía en la expresión, habla telegráfica.
  • Línea melódica plana.
  • Abuso de sinónimos, palabras fáciles. Uso de “muletillas” y prolongaciones.

La intensidad de los síntomas es siempre muy variable incluso dentro de un mismo alumn@, según el mensaje, el interlocutor, el contexto, el estado anímico del niño, según el grado de ansiedad. Es mucho más frecuente en niños que en niñas (proporción 4 x 1)

Ritmo: Disritmias

Alteración del ritmo, cadencia y sonoridad del mensaje

  • Taquifemia. Exceso de ritmo, forma precipitada y excesivamente rápida de hablar. Con omisión de sílabas, incluso palabras, puede afectar a la integibilidad del habla. Acompañado de comportamiento impulsivo e hiperactivo. El farfulleo es una disritmia que además de exceso de velocidad es prácticamente ininteligible, aunque no tiene porque estar relacionado con la impulsividad y si con la edad.
  • Bradifemia. Lentitud excesiva. No transmite información prosódica, se rompe la cadencia, puede provocar desinterés por parte del receptor y dificulta la inteligibilidad.
Alteraciones miofuncionales del habla

a tener en cuenta, pueden provocar y mantener dificultades de expresión y cuya corrección debe ser previa para abordar estas alteraciones. A destacar: respiración bucal, deglución atípica, protusión lingual, hipotonías y disfunciones motoras. SAOS: síndrome apnea obstructiva del sueño.

Alteraciones del lenguaje oral propiamente dicho

“Algunos autores parten de una diferencia clara entre las distintas alteraciones del lenguaje, estableciendo clasificaciones muy detalladas. Otros los conciben más bien en un continuo cuyos extremos serían el retraso simple (forma más benigna) y la afasia congénita (forma más grave), el resto de las alteraciones constituirían formas intermedias de gravedad variable.” (M.Monfort)

Retraso simple del lenguaje. R.S.L.

Monfort y Juarez lo consideran un desfase cronológico del conjunto de los aspectos del lenguaje en un niñ@ que no presenta alteraciones evidenciales a ningún nivel. En los casos más leves iniciales remite espontáneamente y los casos más graves se debe intervenir. Su desarrollo lingüístico sin ningún déficit intelectual, sensorial ni privación sensorial, puede acompañarse de problemas afectivos o de inmadurez. Pueden presentar también: retraso e inmadurez motriz, sincinesias. Signos lingüísticos:

  • La comprensión mejor que la expresión, pero con lagunas en nociones y estructuras sintácticas complejas.
  • El habla retrasada: 1ª palabra a los 2 a., primeras combinaciones de palabras a los 3 a., a los 4-5 años no hace frases complejas, lenguaje telegráfico, no utiliza plurales ni conjugaciones, habla de sí mismo en 3ª persona.
Trastorno Específico del Lenguaje. T.E.L.

Retraso y alteración de la comprensión y la expresión sin causas que lo justifiquen. No hay déficit sensorial, ni problemas anatómicos, fisiológicos ni neurológicos. Peor pronóstico. La clasificación suele, de forma inicial, confundirse con un retraso y no es hasta los 6-7 años cuando se considera TEL, como diagnóstico diferencial. El RSL es una inmadurez, una demora del lenguaje y el TEL es una estructuración particular del mismo, una alteración, con disarmonía evolutiva. Alteración grave y de duración prolongada que afecta a niños desde el inicio del desarrollo del lenguaje y que se prolonga durante la infancia y en muchas ocasiones durante la adolescencia, pudiendo dejar serias secuelas de mayor. Como características podemos señalar:

  • Aparición de las primeras palabras después de los dos años.
  • La unión de palabras comienza después de los tres años.
  • Vocabulario muy reducido a los cuatro años.
  • Desarrollo comunicativo del gesto y de la música.
  • Lenguaje telegráfico (ausencia de determinantes y nexos gramaticales).
  • Desinterés comunicativo.
  • La comprensión mejor que la expresión, porque los factores contextuales no orales (gestos, situaciones, estados de necesidad,.) compensan. Los padres se sorprenden ante la ausencia de lenguaje de su hijo/a que "lo entiende todo".
  • Suelen ser niños/as sensibles, tímidos, faltos de seguridad, ...

Dificultades de clasificación: La especificación del término es reciente, anteriormente “disfasia”. STARK y TALLAL (1981) definen por primera vez las características del TEL, pero es en 1983 cuando las psicólogas norteamericanas Rapin y Allen, en el Primer Symposium Internacional sobre trastornos e impedimentos de lenguaje en niños, describen los distintos tipos de Trastorno Específico de Lenguaje (RAPIN y ALLEN, 1996):

  • Dispraxia verbal. Dificultades de organización articulatoria, comprensión menos alterada.
  • Déficit de programación fonológica. Dificultades en la secuenciación fonémica. Habla casi ininteligible. Comprensión menos alterada.
  • Déficit fonológico-sintáctico. Dificultades de articulación y fluidez, y sobre todo, morfológicas, no uso de nexos, derivaciones, concordancias ni incluso el orden de las palabras. *Comprensión menos alterada.
  • Déficit léxico-sintáctico. Dificultades para evocar léxico, anomia; comprensión palabras aisladas correcta, no así de frases.
  • Déficit semántico-pragmático. Graves dificultades de comprensión, falta de adaptación del lenguaje al entorno. Muy grave.
  • Agnosia verbal auditiva. No entiende lenguaje, su expresión es casi nula, uso limitado de gestos naturales. Conocido como sordera verbal, muy grave. Según Juan Ramón Alegre Villarroya y Mercedes Pérez Calleja. incluyen como agnosia verbal auditiva la afasia congénita, reservando el término de afasia solo al causado por lesión neurológica.
Afasia adquirida

Pérdida total o parcial del lenguaje, una vez desarrollado, debida a una lesión adquirida en el S.N.C. maduro, debida a un daño cerebral sobrevenido: TCE o ACVA (por accidente, meningitis, tumor...), Similar en causa a la de un adulto, no así en pronóstico e intervención, debido a la plasticidad cerebral. La gravedad variará dependiendo de la edad y de la localización de la lesión. Tipo de afasia según la lesión y la sintomatología. Clasificación: Broca, Wernicke, conductiva, transcortical, global, anómica.

Mutismo: total, selectivo y negativismo

Es una alteración grave de la comunicación y del lenguaje, estrechamente relacionada con la escuela. Consiste en la no utilización total o parcial del lenguaje cuando este ya estaba adquirido. Puede ser debido a labilidad emocional, alteraciones psicológicas, sobreexigencia familiar,...No debe en ningún caso considerarse como voluntario, ni forzar.

  • Total: Ausencia total y persistente del lenguaje hablado en todos los contextos.
  • Selectivo: Ausencia ante determinadas situaciones o personas, hablan en otras circunstancias. Ej, no habla en el colegio y si en su casa.
  • Negativismo: Ausencia del lenguaje solo ante demanda, habla en situaciones relajadas, pero no lo hace cuando se le pregunta.
Alteraciones de la lecto-escritura
  • Retraso en la lecto-escritura: Demora en la adquisición del aprendizaje en un alumno expuesto a la metodología adecuada sin otras dificultades.
  • Dislexia: Alteración específica para el aprendizaje y uso de la lecto-escritura, sin déficit intelectual, ni alt. sensoriales ni de lenguaje oral. Existen muchas clasificaciones, a destacar:
    • Fonológica: Afectada la ruta fonológica pero no la visual. capacidad para leer palabras familiares pero no desconocidas.
    • Visual: capacidad para silabear, afectada la ruta visual, lectura global, pero no la fonológica, por eso son capaces de leer pero afectada mucho la comprensión y la velocidad lectora.
    • D. Letra a letra. Dificultad en el deletreo.
  • Alexia: o Dislexia Profunda. Imposibilidad para aprender lecto-escritura.

Tres alteraciones relacionadas, no siempre asociadas: Disortografía, Disgrafía y Discalculia.

Trastornos secundarios

Existen muchas alteraciones donde además de otros síntomas se presenta alteración del lenguaje, no siendo esta alteración ni única ni específica, por ejemplo: TEA: autismo, Disc. Motora: encefalopatías, Disc. Psíquica, Disc. Sensorial: hipoacusias, sorderas. Alt. del lenguaje en niños con rasgos psicóticos. Dada su alta frecuencia y el interés que está suscitando, destacaremos solo el TDAH:

TDAH

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) es un síndrome conductual. Es un trastorno muy prevalente. Se trata de un trastorno del comportamiento caracterizado por distracción moderada a grave, períodos de atención breve, inquietud motora, inestabilidad emocional y conductas impulsivas. Tiene una respuesta muy alta al tratamiento, aunque se acompaña de altas tasas de comorbilidad psiquiátrica. Según el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-V)